Programa PODEMOS

Mayores

La tercera edad se es uno de los principales grupos de población en Euskadi, debido en buena parte a la todavía reducida tasa de natalidad y el paralelo aumento de la esperanza de vida sana.

Actualmente casi un 20 % de las personas que viven en Euskadi tienen más de 65 años. Es una realidad que este porcentaje subirá previsiblemente los próximos años, se prevé que en el año 2040 la población mayor de 65 años puede rozar el tercio del censo total.

Hasta ahora, el sistema de protección social se sustentaba en parte en la solidaridad familiar y comunitaria, en las mujeres que han asumido como propios y no remunerados los trabajos del cuidado.

En Elkarrekin Podemos apostamos por configurar un sistema garantista de derechos, también para la población mayor. Es necesario configurar los sistemas de servicios sociales como un elemento que no solo vaya a atender las situaciones extremas sino que se adelante a ellas con elementos de prevención y, sobre todas las cosas, con recursos humanos, técnicos y económicos suficientes para que sean las personas las que estén en el centro.

Entendemos que no tiene sentido implementar medidas que no tengan en cuenta la especificidad de una parte tan importante de la población de Euskadi. Con esto, apostamos por la autonomía, porque las personas sean libres de elegir si quieren o no abandonar su entorno y, sobre todo, porque tengan un espacio de participación en la sociedad vasca, entendiendo que son una parte fundamental de ella.

De este modo, proponemos las siguientes medidas:

Adaptaremos las políticas públicas para garantizar que éstas, sean accesibles para todas las personas, incluyendo como factor transversal a tener en cuenta, las particularidades que puede suponer el acceso a los recursos y servicios, así como a la información, de las personas mayores.

Realizaremos campañas institucionales en favor de las personas mayores de cara a favorecer la presencia y participación de las mismas en todos los ámbitos de la sociedad.

Realizaremos campañas informativas dirigidas a hacer accesibles los recursos y servicios a las personas mayores en los mismos términos del resto de la población.

Realizaremos campañas de prevención y fomento de la vida saludable orientadas a las personas de la tercera edad.

Enfocaremos el envejecimiento de la población como un reto para la sociedad y crearemos medidas orientadas a la reformulación y articulación social de las tareas de cuidados o la atención a la dependencia apostando por la autonomía de las personas y la dignidad de la atención hacia ellas.

Mediante las medidas establecidas en el apartado de Garantía de Ingresos, se facilitará un mínimo de ingresos a las personas que posibiliten una adecuada gestión de sus necesidades.

Crear dispositivos y herramientas que faciliten que las personas, al finalizar su vida laboral, continúen siendo miembros activos de la sociedad en la que viven y fomentando su participación. Proponemos impulsar una estrategia de envejecimiento activo y saludable que preste atención especialmente a la participación real de las personas mayores en todos los ámbitos: social, cultural, económico y político; garantizando la igualdad entre personas en todos sus ciclos vitales.

Desarrollaremos un modelo de cuidados de cercanía, que prime la permanencia en el entorno frente a la institucionalización mediante:

Impulso de redes de comunitarias y un transporte público accesible y asequible.

Creación de una red de vivienda para personas mayores como el Cohousing Senior, la vivienda intergeneracional compartida, viviendas tuteladas, etc.

Revisión y adecuación de los ratios de atención de los centros de salud para favorecer un modelo sanitario de cercanía potenciando las visitas domiciliarias en los casos en que se valore

Incorporación de podólogos en los centros de salud para mayores de 65 años.

Se garantizarán las herramientas necesarias para que se respeten los derechos laborales de las personas cuidadoras y los derechos de las personas que precisan de cuidado y acompañamiento favoreciendo un modelo de reparto de los trabajos y de desprecarización de los mismos.

Derecho de morir acompañado. Los centros hospitalarios de cuidados paliativos o unidades de personas en peligro de muerte, dispondrán de medios para alojar con la persona afectada un acompañante el tiempo que sea necesario.

Reactivaremos la Ley de Dependencia y nos comprometemos a poner los medios necesarios para agilizar los trámites y hacerla efectiva para las personas que lo precisen.

Aumento de camas disponibles de cuidados intermedios. Es preciso un apoyo asistencial a ciudadanos con problemas crónicos, con altos requerimientos de cuidados, que nos son especializados, que no es posible, por diferentes tipos de circunstancias, darlo en su domicilio.

Tratamientos gratuitos. Restauraremos el copago sanitario a la situación anterior a la crisis. Es decir los pensionistas tendrán los tratamientos financiados por Osakidetza gratuitos.

Apoyaremos la reclamación de una Convención de Naciones Unidas para los Derechos de las Personas Mayores, promovida por numerosas organizaciones sociales.