Programa PODEMOS

Ley de Juventud

La importancia de la ley de juventud viene dada por el hecho de que es el marco legal en el que se recoge la estrategia del sector público para atajar la precariedad laboral, los problemas de vivienda, la educación formal y no formal, la articulación de la posición de las personas jóvenes en torno a la paz y la convivencia, su participación en los procesos de decisión, etcétera. ¿Qué ley de juventud queremos? La aprobación de una ley no produce cambios sociales per se. Para lograr que la ley de juventud cree los instrumentos capaces de hacer frente a los problemas de los jóvenes vascos ha de ser redactada a través de un proceso de participación que implique a todos los actores sociales posibles, desde Ararteko, Diputaciones, Ayuntamientos, a todo tipo de asociaciones juveniles. Queremos una ley de juventud de consenso que rescate a los jóvenes vascos de la actual situación de precariedad.

Apostar por el futuro de Euskadi, apostar por el empleo para la juventud:

Plan de garantía de empleo juvenil: Revisar la implementación del Plan de garantía de empleo juvenil en Euskadi, pues implica una inversión muy cuantiosa con escasos efectos reales en la juventud vasca. Debemos repensar la estrategia de empleo en Euskadi que erradique las dinámicas de constante precariedad de la juventud vasca. Apostamos por crear un plan interdepartamental del Gobierno Vasco y en conexión con las distintas instituciones vascas (ayuntamientos y diputaciones), para la promoción y la creación de empleo joven en Euskadi.

Protocolo de calidad de empleo joven: Apostar por Euskadi es apostar por su juventud. Necesitamos que la juventud tenga las condiciones óptimas para el desarrollo de proyectos de vidas dignas. Las instituciones han de mostrar su compromiso para eliminar la alta temporalidad de los contratos vascos. Para ello, proponemos un protocolo de calidad de empleo joven, por el cual las empresas se comprometan a establecer medidas específicas para mejorar el empleo joven. Este protocolo ha de ser participativo, con la intervención de la juventud y las distintas entidades que intervengan en el modelo de empleo. Esta medida ha de ir acompañada con unos plazos de cumplimiento y unas sanciones positivas para aquellas empresas que lo cumplan.

Crear un observatorio autonómico de prácticas: La creación de este observatorio autonómico de prácticas curriculares y no curriculares para verificar que las becas que se crean desde las universidades no sustituyen puestos de trabajos. Esta medida pretende eliminar el proceso de becarización del mercado laboral.

Cláusulas sociales de contratación. Apostando por la juventud: Cláusulas sociales de contratación promueven que en los centros de trabajo se integren trabajadores y trabajadoras jóvenes. Las cuotas jóvenes además potencian que haya un relevo generacional de tal forma que reduzcamos las tasas de desempleo entre la juventud y podamos generar un sistema de empleo que mantenga las pensiones de los más mayores.

Lanbide: un servicio de empleo a la altura de Euskadi: Transformar el servicio de empleo de Euskadi como un verdadero centro de información, orientación y asesoramiento para la búsqueda de empleo, en especial el empleo joven. Lanbide ha de ser responsable de realizar un seguimiento de los puestos de trabajo, ver la calidad de los mismos.