Programa PODEMOS

Regulación y mejora de las condiciones profesionales

La cultura, pese a ser uno de los nuevos ámbitos de generación de riqueza (o quizá precisamente por eso), es un ámbito de actividad extremadamente precarizado y desregularizado a nivel profesional y laboral. Para transformar esta situación y dignificarla, estableciendo unas condiciones justas y favorables, desde Elkarrekin Podemos proponemos las siguientes medidas

Desarrollo de un Estatuto Profesional de la Cultura​, desde los límites de las competencias del Gobierno Vasco, para todas las trabajadoras relacionadas con el ámbito productivo cultural, para los eslabones más fuertes y débiles, más visibles e invisibles de la cadena de valor (artistas, ​auxiliares de sala, ​orientadoras​, ​educadoras culturales, ​mediadoras, intérpretes, iluminadoras, sonidistas, traductoras, managers…). Un estatuto que regule situaciones relacionadas con trabajos intermitentes, externalidades, subcontrataciones, no reconocimiento profesional.... Un estatuto adecuado a las particularidades del ámbito cultural y sus distintos sectores, atendiendo a: remuneraciones y honorarios, porcentajes sobre venta y reproducción, compatibilidad legal entre la jubilación y la actividad creadora, la creación de nuevos epígrafes de actividad económica acordes a la realidad actual, o la promoción de figuras sindicales que aseguren una representación colectiva articulada de las trabajadoras de la cultura en cuanto a derechos laborales.

Introducir entre los criterios de valoración de contratos públicos y de entidades con presencia estatutaria mayoritariamente pública, así como en convocatorias de subvenciones, tanto ​cláusulas sociales que incentiven una economía social de la cultura, como que aseguren el cumplimiento de códigos de buenas prácticas​,Y estudiar el establecimiento de medidas que garanticen cuotas de programación local y/o territorialización del gasto, que reviertan directamente sobre el tejido productivo cultural vasco. Convenio con Lanbide para contemplar de manera específica el ámbito cultural dentro de sus competencias en materia de empleo, formación para el empleo e inserción laboral; así como en los ​Planes de Empleo​,contemplando tanto planes de mejora y especialización de las capacidades profesionales, como de contratación para el fortalecimiento en la gestión de las entidades culturales.

Redacción de un Código de Buenas Prácticas elaborado conjuntamente entre instituciones y agentes sectoriales​, que refleje las particularidades de los diferentes ámbitos sectoriales de la actividad cultural. Este Código será de obligado cumplimiento para las entidades dependientes de la Consejería o participadas de forma mayoritaria por el Gobierno Vasco. Apoyo y promoción de organizaciones e iniciativas de carácter democrático y transparente para la gestión de derechos, que otorgue a las creadoras libertad para elegir el tipo modelo de gestión y licencias, priorizando el derecho al disfrute de la cultura por parte de la ciudadanía, sin que ello vaya en menoscabo de la sostenibilidad de las creadoras y del conjunto del sector. En este sentido se estudiará la creación de una ​Oficina en defensa de la Creación que además de velar por el cumplimiento de esto, desarrolle labores de formación, asesoría e intermediación.

Promover la presencia de las mujeres tanto en la cara visible como en la no visible de la gestión y prácticas culturales. Exigiremos una representación igualitaria y no sexista de hombres y mujeres en los medios de comunicación públicos, así como a una mayor y más diversa presencia de mujeres, más allá de los estereotipos mediáticos femeninos. Impulsar actividades culturales centradas en la participación e iniciativa de mujeres migrantes, gitanas y con diversidad funcional, para facilitar su acceso a la participación en la vida pública.