Programa PODEMOS

Acciones en Seguridad Eficiente

Promover el acuerdo institucional para la adecuación de los efectivos policiales en Euskadi a los ratios europeos. Esto conllevará el establecimiento del Plan General de Seguridad de Euskadi con el criterio de optimización de recursos, para mejorar los resultados y evitar duplicidades.

Reducir las direcciones del Departamento de Seguridad y mejorar sus prestaciones. En concreto:

Fusión de las direcciones actuales del Gabinete del Consejero(a) y de la de Comunicación, en una Dirección de Apoyo al Consejero(a). Las direcciones de Gestión Económica y Recursos Generales y la de Recursos Humanos se unirán en una Dirección de Gestión de Recursos, con la vista en una seguridad sostenible. Mantener la dirección de Régimen Jurídico y Servicios DRJS, pero desgajando "procesos electorales", que se adscribirían a la Lehendakaritza. Unificación de las direcciones de Atención de Emergencias y la de Tráfico, que potenciaría la aplicación de los planes sectoriales (atendiendo al repunte del aumento de la accidentabilidad y morbilidad, en seguridad vial), ampliación de la participación pública en la planificación y evitar la privatización de la gestión del teléfono de emergencias "112", retomando su aplicación pública y mejorando las condiciones laborales de su personal. Absorción por parte de la Dirección de Coordinación de Seguridad de la de Juegos y Espectáculos, siendo la encargada del desarrollo del Sistema de Seguridad Pública en Euskadi, y también encargada de establecer los programas de euskaldunización de la Policía Vasca.

Desaparición de la Dirección de la Ertzaintza, alguna de cuyas competencias serán asumidas por la Viceconsejería de Seguridad (las estrictamente políticas). A la vez se potencia la Jefatura de la Ertzaintza, de forma colegiada y evitando cualquier partidismo en su selección y quehacer profesional.

Desarrollar con respecto a la Ertzaintza acciones que mejoren sus prestaciones, como son: Establecer una carrera profesional (homologada con Educación), en la que también se incluyan las policías locales.

Realizar una nueva Relación de Puestos de Trabajo, adecuada a las circunstancias actuales y previsibles de futuro (adecuación de efectivos), con nueva valoración de puestos de trabajo.

Establecer perfiles de selección del personal policial acordes con los planteamientos de la Seguridad Humanitaria, procediendo a su exposición pública en cuanto sea posible.

Adecuar el Código Deontológico policial a las nuevas recomendaciones europeas, así como abrir el debate sobre la posible introducción del derecho a la huelga para el personal policial.

Concretar el personal de la Ertzaintza que formen las secciones de Miñones, Forales y Mikeletes, dotándolas de recursos suficientes para la aplicación de las competencias forales susceptibles de intervención policial (protección de personalidades e instalaciones, medio ambiente, fraude fiscal, patrimonio histórico-artístico, menores, transportes, etc.); mediante acuerdo con las Diputaciones Forales y su aporte presupuestario.

Acordar con las Autoridades competentes el establecimiento de unidades de Policía Judicial, que dependan funcional y orgánicamente de Fiscalía, Jueces y Tribunales, quedando sólo la relación administrativa con Seguridad. En número de efectivos y con dotación de medios suficientes para el desarrollo de su labor policial independiente del Gobierno.

Crear sistemas de control de la intervención policial, interiores y exteriores, con especial relevancia para dar competencias al efecto a ejercer por la institución del Ararteko (con el apoyo normativo preciso y la dotación de recursos adecuada); convirtiéndose en el organismo de referencia en Euskadi contra la tortura y los malos tratos.

Potenciar la labor de la Academia Vasca de Policía y Emergencias (Arkaute), en especial:

Desarrollando la euskaldunización del personal funcionarial inmerso en sus competencias.

Elaborando materiales didácticos y educativos en materia de Seguridad Humana, con apoyo en un Centro de Documentación Digital.

Además, trabajaremos en la consecución de una unidad de la Ertzaintza específica con competencias en medio ambiente, biodiversidad y protección animal.

Son propuestas factibles, mediante las cuales la seguridad adquiere su sentido favoreciendo el ejercicio de las libertades y promocionando la justicia social.