Programa PODEMOS

Producción y gestión limpia de residuos

Nuestro sistema económico se basa en producir y poner en el mercado grandes cantidades de bienes de consumo con el fin de generar beneficios económicos inmediatos, crecientes y duraderos, sin reparar en que las materias primas, el agua o la energía que se necesitan para ello son finitas (agotamiento de recursos escasos), sin detenerse en el impacto ambiental que acarrea el proceso productivo (contaminación industrial, emisiones de CO2) y sin preocuparse de que muchos de esos bienes se convertirán en desechos que será preciso gestionar (obsolescencia programada, objetos de un solo uso, envases no retornables).

En contraposición con lo anterior, el modelo económico y productivo que defiende Elkarrekin Podemos se centra en que los bienes comercializados sirvan para satisfacer las necesidades básicas de las personas, y que esa satisfacción se consiga con el menor consumo posible de recursos (eficiencia material y energética), durante el mayor periodo de tiempo (durabilidad) y generando la menor cantidad posible de residuos (producción limpia, economía circular).

Respecto a la sostenibilidad de los procesos productivos, la política de Elkarrekin Podemos se apoyará en los siguientes ejes de actuación:

Fomentaremos el ecodiseño en la industria vasca, promoviendo análisis sistemáticos del ciclo de vida de los productos, apoyando el cierre del ciclo de las materias primas y la utilización de materiales de procedencia renovable, y realizando propuestas legislativas que propicien la durabilidad y facilidad de reparación de los productos.

Promoveremos una Ley de control y/o seguimiento de la obsolescencia de productos en Euskadi, en la medida de las competencias propias.

Apoyaremos la sustitución de productos químicos peligrosos por otros procedentes de la química verde en aquellos procesos productivos donde sea posible, aplicando de forma generalizada el principio de precaución en el diseño y fabricación de productos sensibles, tales como cosméticos, productos de higiene, juguetes infantiles o envases para contener alimentos.

Aplicaremos con rigor el principio de precaución cuando no exista certeza sobre la ausencia de efectos negativos sobre el medio ambiente o la salud de seres vivos, valorando adecuadamente los conocimientos disponibles y las incertidumbres persistentes en el ámbito científico.

En lo referente a los residuos, estamos convencidos de que una política adecuada puede convertir a este sector en una fuente de empleo y riqueza, porque los residuos son recursos valiosos que debemos aprovechar para reducir nuestra dependencia del uso de materias primas.Además defendemos la economía circular y la filosofía de “residuos cero” En coherencia con estas ideas básicas, nos comprometemos a poner en práctica las siguientes medidas:

Velaremos por el estricto cumplimiento del Plan de Prevención y Gestión de Residuos de la CAPV 2020, que recoge la normativa europea en la materia y que ha de priorizar realmente la reducción y reutilización de residuos frente al reciclado, y de éste frente a la destrucción controlada o el depósito en vertederos.

Haremos especial hincapié en el desarrollo de campañas de concienciación dirigidas a la reducción y ahorro de recursos en todos los sectores de la economía como factor prioritario para disminuir la generación de residuos.

En el ámbito de los residuos urbanos, apoyaremos a aquellos municipios y mancomunidades que adopten la estrategia “Residuo 0”, la recogida selectiva en origen, el compostaje de calidad, los centros locales de reutilización y reparación, la investigación para reducir la fracción no reciclable, la homologación de los materiales recuperados y los incentivos fiscales para reducir las cantidades de residuos per cápita.

Promoveremos mecanismos de cooperación con las empresas distribuidoras en Euskadi para minimizar los envases.

Priorizaremos las empresas de economía social y solidaria en el ámbito de la gestión de residuos, así como la gestión pública de las actividades de recogida, clasificación y comercialización de los materiales recuperados.

Prohibiremos de forma inmediata la incineración de residuos en las plantas cementeras de Lemoa, Arrigorriaga y Añorga, y no apoyaremos la construcción de nuevas incineradoras de residuos sólidos urbanos en Euskadi (Zubieta).

Desde Gobierno Vasco y a través del porcentaje de la sociedad que le corresponde, propondremos una mayor transparencia de los datos de Zabalgarbi para valorar su viabilidad y la realización de un estudio para valorar si las escorias son o no residuos no peligrosos. Con todo ello, se deberá evaluar la viabilidad de la planta y las posibles alternativas de uso o desmantelamiento.

Elaboraremos una normativa para la explotación de plantas de compostaje y de biometanización, a fin de que produzcan un compost de calidad que pueda ser comercializado y utilizado en aplicaciones diversas (jardinería, restauración de zonas degradadas, usos forestales, agricultura). Evaluaremos la viabilidad de implantar plantas descentralizadas de biogas en las áreas con mayor concentración ganadera.

Apoyaremos la implantación de Sistemas de Depósito, Devolución y retorno de envases complementario con el resto de sistemas de recogida selectiva.

Estimularemos la participación de la ciudadanía en los procesos de toma de decisión que se produzcan en Euskadi en torno a la recogida y gestión de los residuos urbanos, como herramienta de concienciación individual y de asunción colectiva de la responsabilidad que a toda la ciudadanía nos corresponde como generadoras que somos de los residuos que se deben gestionar.

Estableceremos convenios con ayuntamientos, mancomunidades y entes forales para adaptar los “garbigunes”, “puntos limpios” o “puntos de recogida selectiva”, de forma que alberguen áreas para electrodomésticos, muebles, voluminosos, ropa u objetos que pudieran ser objeto de reutilización, sin que sufran daños o deterioro durante su estancia en esos puntos de recogida.

Promocionaremos la puesta en marcha de todas aquellas iniciativas públicas y privadas dirigidas a reutilizar aparatos electrodomésticos, utensilios eléctricos y electrónicos, objetos y utensilios de todo tipo, mediante talleres de reparación, mercados de segunda mano o establecimientos de trueque y donación.

Mejoraremos los controles sobre vertederos ilegales y/o incontrolados.

Promoveremos mayor control de residuos tóxicos y peligrosos incrementando las inspecciones en empresas e incrementando el número de inspectores en el área de “calidad ambiental” de Gobierno Vasco, en la medida de las posibilidades.