Programa PODEMOS

Biodiversidad y Espacios Naturales

En las dos últimas décadas se han invadido amplias zonas naturales y rurales de la CAPV con gran cantidad de infraestructuras para transformarlas en zonas residenciales o de actividades económicas. Esta fiebre urbanizadora y explotadora de los recursos naturales ha fraccionado el territorio, creando barreras en los ecosistemas y desarticulando multitud de sistemas naturales (algunos de gran valor ambiental), tanto en el interior como en el litoral.

Se está produciendo una pérdida de biodiversidad sin precedentes en Euskadi y en el planeta, provocada por el fraccionamiento del territorio, la pérdida de los hábitats naturales por la antropización del territorio, la introducción y proliferación de especies invasoras, la sobreexplotación de los recursos, la contaminación y el cambio climático.

En Elkarrekin Podemos tenemos claro que detener la pérdida de biodiversidad es fundamental para asegurar un planeta habitable a las generaciones futuras. La protección del territorio y del patrimonio natural debe ser vista de forma integral, conectando las áreas naturales y abandonando la idea de la naturaleza como escaparate. Para detener esta pérdida y conservar este patrimonio proponemos las siguientes medidas:

Incentivaremos la aprobación de todos los planes de gestión que faltan de las especies incluidas en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas tal y como establece el artículo 49 del Decreto Legislativo 1/2014 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Conservación de la Naturaleza del País Vasco, y así mismo, incentivaremos la puesta en marcha de las medidas de gestión de los Espacios Red Natura 2000 que ya han sido declarados y tienen por tanto un Documento de Gestión con sus correspondientes Objetivos, Directrices, Regulaciones y Medidas de actuación. Esta incentivación se traducirá en convenios marcos de colaboración económica y técnica con las DDFF de los tres TTHH, de modo que las medidas de actuación se prioricen teniendo en cuenta la biodiversidad a nivel de País.

Apoyaremos decididamente la protección, puesta en valor y promoción de la biodiversidad y su conservación, como base de un desarrollo económicamente sostenible y socialmente equitativo, valorando los costes y los beneficios de la conservación y mejora de la biodiversidad para toda la ciudadanía, y definiendo un marco financiero que implique a todas las políticas sectoriales, de manera que se aseguren los fondos necesarios para su protección y mantenimiento.

Dotaremos a la Red Vasca de Espacios Naturales Protegidos de inversiones realmente efectivas en cuanto a la investigación.

Estableceremos un sistema contable de gastos e inversiones públicas y privadas para la biodiversidad y para el conjunto de Espacios Naturales Protegidos, de modo que se pueda realizar con transparencia el seguimiento y evaluación del impacto y eficiencia de los mismos. Identificaremos y suprimiremos aquellas subvenciones públicas a actuaciones y proyectos con impactos negativos sobre la biodiversidad, e incorporar un certificado de no afección a los Espacios Naturales Protegidos para todos los proyectos, haciendo especial hincapié en aquellos financiados con recursos públicos. Fomentaremos el establecimiento y desarrollo de nuevas fórmulas de alianza para la gestión concertada o contractual de los Espacios Naturales Protegidos. Apostamos decididamente por el desarrollo activo de la red Natura 2000 como modelo de red de Espacios Naturales Protegidos, estableciendo un sistema de seguimiento, eficaz y eficiente, de la gestión que se realiza en la misma y del grado de cumplimiento de los objetivos establecidos. Revisaremos el actual diseño de la red Natura 2000, de manera que se incluyan las áreas de valor natural que se han quedado fuera, así como incrementar la superficie de hábitats poco representados en la misma, completando la red con la inclusión de áreas marinas protegidas, mejorando su estabilidad ecológica y funcional. Ampliaremos el ámbito del Parque Natural y ZEC de Aiako Harria, adecuando la zonificación para establecer la Reserva Forestal de Añarbe, adaptando los correspondientes documentos de ordenación y gestión. Promoveremos una redacción del PORN de la zona denominada “Montes de Vitoria”, acorde a las características del lugar y contando con la opinión de las personas afectadas. Cambiaremos el modelo de gestión de PATRIMONIO HISTÓRICO ARTÍSTICO, ETNOGRÁFICO Y CULTURAL que lo garantice y revalorice. Exigiremos el cumplimiento del Acuerdo del Parlamento Vasco solicitando la inclusión urgente de la Colonia de Abinaga como Conjunto Cultural Protegido. En el mismo sentido consideramos necesario la Catalogación del Casco Histórico de Mundaka. Impulsaremos una correcta gestión de la Red Natura 2000, dotándola de coherencia territorial, integridad y conectividad ecológica, manteniendo así su estructura y funcionalidad, mediante la revisión y dotación de respaldo legal a la Red de Corredores Ecológicos de la CAPV, para que no sean considerados como meras islas en el territorio, sino piezas engranadas y conectadas a través de corredores ecológicos que eviten la fragmentación de los paisajes, permitan la movilidad de las especies y reduzcan el aislamiento genético de las poblaciones. Mejoraremos el programa de seguimiento del estado de conservación de los diferentes componentes de la biodiversidad de la CAPV sobre la base de indicadores objetivos, claros, fiables y verificables con el objetivo de hacerlo más eficaz. Aprobaremos y pondremos en marcha un Plan de Acción contra las especies invasoras del País Vasco, en la que trataremos la prevención, control y erradicación de especies exóticas invasoras, que incluya la prohibición del comercio y la tenencia de especies exóticas invasoras como mascotas, así como la cría con fines industriales. Desarrollaremos el Catálogo Vasco de Especies Exóticas Invasoras. Tomaremos medidas firmes contra las agresiones al medio ambiente, así como la implementación de sanciones efectivas y disuasorias en los espacios Red Natura 2000, los incluidos en el Plan Sectorial de Zonas Húmedas, parques naturales y biotopos protegidos. Revisaremos la aprobación de todos los documentos de protección y/o regulación de los espacios RN2000, con programas específicos de gestión y dotándolos de presupuestos anuales, dejando de lado los intereses económicos privados. Impulsaremos la investigación científica y técnica sobre soluciones para las problemáticas ambientales. Estableceremos un sistema de control y evaluación, desde un órgano ambiental independiente de los gestores forestales, las consecuencias sobre la biodiversidad de diferentes técnicas selvícolas y la ejecución sobre el terreno de los proyectos forestales autorizados. Promoveremos la restauración de la biodiversidad mediante la restitución de las funciones ecológicas esenciales de los ecosistemas en las que Euskadi es huérfana, como la depredación natural o la dispersión de semillas y/o frutos, a través de la protección íntegra de especies silvestres clave en dichos procesos, tales como los grandes y pequeños carnívoros y otros componentes de la biodiversidad (lobos, túrdidos, zorros, etc.). Promoveremos la participación equitativa tanto en los costos como en los beneficios derivados de la conservación de la biodiversidad, fomentando la inversión pública y privada en Espacios Naturales Protegidos para estimular el desarrollo socioeconómico y asegurar la participación justa de las comunidades locales en los beneficios derivados de la biodiversidad. Promoveremos la creación de una etiqueta distintiva para apoyar a la comercialización de productos elaborados en las áreas protegidas con prácticas beneficiosas para la biodiversidad y a las empresas de servicios que apliquen criterios de gestión favorables. Exigiremos que los órganos gestores de las Zonas de Especial Conservación de la Red Natura 2000 (Diputaciones Forales) cumplan con los Planes de Gestión de estos espacios, exigiéndoles los recursos humanos y económicos necesarios establecidos en sus Directrices y Estrategias. Haremos especial hincapié en el control de su cumplimiento y en la consecución de los objetivos establecidos articulando los medios económicos y personales necesarios. Consideramos que estos espacios cumplen un importante papel como proveedores de bienes y servicios ambientales, que debe ser difundido y potenciado mediante la adecuación y modernización de las estructuras de gestión que poseen. Nos posicionamos en contra de la minería a cielo abierto en espacios naturales protegidos. Es clave la participación de los sectores primarios en la elaboración de las estrategias de conservación, creando espacios de encuentro donde se valorice su labor en la conservación del territorio y se trabaje en políticas que favorezcan el interés común de proteger los espacios naturales y la biodiversidad, como las cesiones, políticas de custodia del territorio, subvenciones u otros instrumentos de gestión que permitan actuar en los territorios de titularidad privada. Velaremos por que los Planes Generales de Ordenación Urbana y los Planes de Ordenación del Territorio protejan del desarrollo urbanístico a los enclaves incluidos en el Catálogo de Paisajes Sobresalientes de Euskadi, así como a los corredores ecológicos y a los hábitats de interés comunitario que se encuentran fuera de los ámbitos de la Red Natura 2000. Propondremos una modificación del reglamento que rige la Comisión de Ordenación del Territorio del País Vasco (COTPV), de modo que los informes emitidos por la Dirección de Biodiversidad del Gobierno Vasco sean vinculantes en cuanto a las competencias que se le atribuyen. No permitiremos campos de golf en zonas donde el agua es un factor limitante o en zonas de alto valor agrario o natural, en aras a una gestión sostenible del agua y para la protección de la biodiversidad y el paisaje. Entre ellos, los proyectos de campos de golf existentes en Rioja Alavesa (Labastida, Laguardia). Se aprobará una nueva Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad Vasca, que se adecue a las nuevas demandas de la sociedad y a las obligaciones legales, incluyendo una regulación sobre responsabilidad ambiental y medidas de reparación en relación con los daños producidos a la biodiversidad y restauración de la integridad ecológica. Se desarrollará y aplicará la Ley 26/2007, de 23 de Octubre, de responsabilidad ambiental, y la Directiva 2004/35/CE sobre responsabilidad ambiental en relación con la prevención y la reparación de daños ambientales. Se creará una entidad y/o un sistema informático único para planificar y ejecutar de manera coordinada con el resto de las administraciones públicas las actuaciones relacionadas con la protección de la biodiversidad y de los espacios naturales. El objetivo es crear un instrumento que permita planificar, ejecutar, monitorizar y evaluar todas las actuaciones en la CAPV, definiendo claramente las actuaciones que corresponden a cada Administración y la financiación necesaria para ello. La ausencia de una gestión y coordinación única se traduce en actuaciones descoordinadas entre las administraciones, en un gasto ineficiente de los presupuestos y en una falta de control sobre las actuaciones realizadas. Potenciaremos el Centro de la Biodiversidad de Euskadi “Torre Madariaga”, actualmente mero “centro de interpretación de la Naturaleza”, como centro de coordinación encargado de mejorar el conocimiento en biodiversidad de Euskadi, centralizando los bancos de datos existentes y avanzando en la catalogación de todos los grupos taxonómicos que todavía se desconocen. Para proteger la biodiversidad vegetal impulsaremos la creación de microrreservas de flora y su seguimiento y control real. Apoyaremos los estudios dirigidos al conocimiento de los invertebrados, verdaderos desconocidos en el territorio vasco, así como a los trabajos en los campos menos desarrollados en el conocimiento de la biodiversidad (taxonomía, etc.) Impulsaremos proyectos para la protección y conservación de los anfibios, una de las clases animales más amenazadas. Incluiremos al lobo en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y la Flora Silvestre y Marina, en la categoría de “en peligro de extinción”. Apoyaremos a las ONGs cuyos objetivos sean la conservación de la biodiversidad y la protección ambiental, así como las orientadas a la custodia del territorio. Impulsaremos la aprobación de la Estrategia de Biodiversidad del País Vasco 2030 que actualmente se está elaborando, marcando unos objetivos ambiciosos que nos permitan detener la pérdida de la biodiversidad de manera efectiva y real, así como dotar de medios humanos y económicos a todos los agentes que trabajan por la conservación de la naturaleza. Se reactivará la declaración del Biotopo protegido de Uribe-Kosta. Fomentaremos la restauración de las riberas y de la recuperación de los cauces y cuencas como espacios de biodiversidad y corredores ecológicos de primer orden en la conexión de los espacios naturales protegidos. Impulsaremos el tratamiento de los ríos y arroyos como ecosistemas vivos y prohibición de su dragado o limpieza sin criterios ecológicos. En este sentido, proponemos redactar el Plan Vasco de Restauración Fluvial y poner los recursos financieros necesarios para su puesta en marcha. Articular el seguimiento de los proyectos ya realizados de restauración fluvial, así como los que se deriven de este plan. Protegeremos la zona marina Jaizkibel-Ulía mediante su inclusión en Red Natura 2000 y la ampliación del geoparque de la Costa Vasca a la totalidad de Jaizkibel-Ulía, así como sus geoformas, cañones y cavidades submarinas. Prohibiremos la perturbación de los espacios de cría, muda, invernada y descanso de las aves migratorias, así como la caza en los mismos. Propondremos a las DDFF que la veda de especies migratorias se cierre el 31 de enero de cada año, como fecha límite. Impulsaremos la creación de pasos naturalizados para la fauna silvestre sobre carreteras, autovías y otras vías de circulación para favorecer la permeabilidad del territorio y evitar accidentes por atropellos. Trabajaremos por buscar soluciones ecológicas alternativas al empleo abusivo y perjudicial de los pesticidas, lo cual supone el exterminio de gran número de invertebrados y de la flora silvestre, tanto los que son considerados dañinos para los cultivos, como los que no.