Programa PODEMOS

La Memoria Histórica en Euskadi; Derecho de las víctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura Franquista y de la sociedad vasca. Deber de las instituciones

Elkarrekin Podemos defendemos y entendemos que la recuperación de la memoria histórica es un derecho de quienes sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil, la represión y la conculcación de derechos humanos no solo en tiempos de guerra, sino también durante el tiempo de silencio, terror, represión, falta de libertades y muerte que impuso el régimen franquista.

El reconocimiento y la recuperación de la memoria de la Guerra Civil y de la dictadura están vinculados directamente con ese modelo de construcción de la convivencia que Elkarrekin Podemos defiende, de esa convivencia con memoria, asentada sobre principios radicalmente democráticos, sobre la cultura de los derechos humanos, y sobre la reparación y el reconocimiento a las víctimas.

Es un derecho de las víctimas y sus familias compartido con la sociedad vasca, desde la comprensión de que el conocimiento de nuestra historia, el reconocimiento y la reparación integral a las víctimas del franquismo, el derecho a la justicia y a la verdad, forman parte de un compromiso social con nuestro pasado, con nuestro presente, que se proyecta en nuestro futuro.

Así mismo, la memoria histórica y las políticas públicas e iniciativas sociales en esta materia se corresponden con un deber de las instituciones vascas y de nuestra sociedad. Un deber que las instituciones públicas tienen la obligación de atender. Se han implementado planes, medidas e iniciativas que se insertan en el marco legal internacional en materia de reconocimiento y reparación a las víctimas de conflictos y de vulneraciones de los derechos humanos; en el del Estado español con la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura; y en el autonómico a través de diversos Decretos (Decretos:280/2002, 22/2006

Han sido muchos los pasos dados en Euskadi, para la recuperación de la memoria histórica. Nuestro reconocimiento a los colectivos, las personas profesionales y las asociaciones que han ayudado a recuperar, re-conocer y reparar a las víctimas, a las personas desaparecidas y sus experiencias de vida. Son numerosas las iniciativas que desde el ámbito de las instituciones públicas han apoyado esta lucha de tantas personas y colectivos por esa recuperación imprescindible. Se ha avanzado en el marco legal y administrativo, desde la aprobación de la Ley ahora es tiempo de evaluar con rigor qué aspectos son mejorables y sobre todo de afrontar el reto de la implicación y participación de la sociedad vasca.

Elkarrekin Podemos se compromete a trabajar por una memoria histórica viva, que se transforme en un lugar de encuentro en torno al pasado de Euskadi, que sirva de guía para esa construcción social de nuestra convivencia en paz, con memoria y con derechos. Consideramos que la recuperación de la memoria histórica de la Guerra Civil y el franquismo y de sus devastadoras consecuencias no debe construirse sobre el uso y el abuso del pasado como arma arrojadiza, ni sobre la manipulación interesada del relato histórico. Creemos que no puede estar al servicio de intereses partidistas, ni de justificaciones de actitudes y comportamientos que ayer y hoy atentaron –atentan- contra los derechos humanos y la convivencia.

Apostamos decididamente porque esta memoria viva se construya como parte de un proceso colectivo, en el que diferentes agentes y la propia sociedad vasca dispongan de espacios de participación activa, precisamente con el objetivo de hacer que la memoria sea inclusiva.

Los últimos años han proliferados las iniciativas públicas y de las asociaciones y colectivos de recuperación de la memoria histórica, con proyectos fundamentales como los que han llevado a la exhumación, recuperación y devolución a sus familiares de restos de personas desaparecidas, asesinadas. En este sentido, creemos que las víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo merecen un espacio propio, diferenciado pero conectado con ese trabajo trasversal por la convivencia, la paz y los derechos humanos.

Es momento de que los trabajos de la memoria, el re-conocimiento intensifique su vertiente participativa. El reto de las políticas públicas está en la socialización de esa memoria histórica, en la conversión de esa memoria en un espacio de participación y encuentro, de su uso cívico como poderosa herramienta de educación para la paz y los derechos humanos en Euskadi.

Los trabajos de la memoria, de la memoria histórica, también tienen una vertiente social, común, cívica que no corresponde solo a las instituciones públicas, a las organizaciones y colectivos que trabajan incansablemente en su recuperación, en las disciplinas del conocimiento, sino que deben implicar activamente a la sociedad vasca.

Medidas:

Con el objetivo de mejorar, revisar, intensificar y hacer más participativas las líneas de trabajo

Agilización en los trámites administrativos y garantía de recursos económicos para la exhumación de fosas y lugares de enterramiento de las víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo, reforzando el Plan Vasco de Fosas.

Equidad en la reparación y el reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo y de otras víctimas de conculcaciones de los derechos humanos, contextualizando y permitiendo que tengan su espacio propio en ese marco general de construcción de la memoria y la convivencia en Euskadi.

Inclusión de la perspectiva de género en todas las iniciativas, análisis y espacios de participación y difusión, así como mayor visibilización del papel y las experiencias de las mujeres que vivieron y sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil y de la dictadura, como elementos trasversales para esa memoria inclusiva.

Evaluación rigurosa de las políticas públicas de recuperación de la memoria histórica de la Guerra Civil y del franquismo en Euskadi y revisión del marco legal vigente en materia de recuperación de la memoria histórica en Euskadi, incorporando a los agentes sociales en ese proceso y socializando sus conclusiones, abriendo el debate a la ciudadanía.

Constitución de nuevos espacios de participación en el ámbito local, dedicados a la implicación social en los trabajos de la recuperación de la memoria histórica de la Guerra Civil y de la dictadura franquista, en el que estén representadas las asociaciones y profesionales implicados en los trabajos de la memoria, también los agentes sociales y las y la reparación, pero sobre todo donde se establezcan mecanismos de participación ciudadana, de difusión y socialización del conocimiento.

Intensificación de la participación de las víctimas del franquismo y de las personas que trabajan en el ámbito de la recuperación de la memoria histórica en el ámbito educativo, en coordinación con el Departamento de Educación, en espacios pedagógicos donde su experiencia sea recogida y compartida de forma singularizada, contextualizada en el marco de la Guerra Civil y el franquismo, y a la vez formando parte de las experiencias educadoras en favor de los derechos humanos en Euskadi.

Revisión y creación de nuevos lugares de memoria y reconocimiento, revisión de la información histórica y de los elementos expositivos y resignificación de lugares y de elementos de homenaje o recuerdo a personas, colectivos que representen a personas victimarias o a actos en contra de los derechos humanos.

Promoción y difusión de proyectos interdisciplinares, que desde diferentes disciplinas del conocimiento vinculadas a la memoria histórica (Historia, Arqueología, Antropología Forense, Sociología…), vayan acercándonos con rigor y metodologías científicas a una contextualización, explicación, análisis y re-descubriendo de nuestro pasado; teniendo en cuenta las preocupaciones del presente, pero sin someterse a las urgencias y a las demandas de la política, sino al reto social de la construcción de la convivencia en Euskadi.

Avances en la cooperación interinstitucional, favoreciendo la coordinación, la coherencia y la maximización del impacto de las políticas públicas, siguiendo las recomendación del Ararteko (“Verdad, justicia y reparación para las víctimas de la Dictadura Franquista: significado y políticas públicas en la Comunidad Autónoma del País Vasco”, enero de 2012)