Programa PODEMOS

Democratización de la salud pública y la atención sanitaria

Los servicios de salud deben estar centrados en el ciudadano: para mejorar su bienestar físico, psíquico y social. Haciéndole protagonista de sus cuidados. Para ello se implementarán nuevas tecnologías de contacto, consulta y participación. Planteamos las siguientes propuestas:

Garantizaremos el acceso a la Podología y a la atención odontológica desde Osakidetza.

Estimulación de la participación ciudadana directa en los centros de salud. Participación de los profesionales en todas las organizaciones del sistema de salud.

Participación ciudadana, de agentes sociales y profesionales, en las Organizaciones Integradas de Salud (OSIs).

Cumplimiento de la Ley de Transparencia. La transparencia en materia sanitaria debe aplicarse no sólo en cuanto a infraestructuras e indicadores de proceso y resultados en salud, sino también en relación con la publicación de políticas y procedimientos en la toma de decisiones. Transparencia de los contratos con la sanidad privada y concertada. Publicación de todas las relaciones contractuales de empresas prestamistas de servicios de Osakidetza, con los salarios y contraprestaciones de sus cargos directivos. Registro público de los conciertos.

Establecimiento de procesos de “Buena gobernanza” en todos los centros de Osakidetza. Estudiaremos la gestión de las listas de espera en todos los procesos (consultas, IQ y procedimientos diagnósticos). Transparencia en los procesos de gestión de las mismas.

Blindaje del sistema público estableciendo incompatibilidades con el sector privado, al menos, en todos los nuevos contratos, y en los cargos de responsabilidad en todos los centros sanitarios públicos.

Establecimiento de consensos con los agentes sociales y profesionales en la gestión de sustituciones y refuerzos de acuerdo con necesidades conocidas.

Desarrollaremos un Código Ético y Democrático de funcionamiento en las actuaciones del Departamento de Salud y en todos los centros públicos que dependen de éste, que será de obligado cumplimiento y aplicado a todas las entidades y órganos de gobierno, a los profesionales propios y a las empresas y profesionales que se contraten.

Eliminaremos las “puertas giratorias” en la sanidad pública y lucharemos de manera comprometida contra la corrupción.